domingo, 22 de mayo de 2016

Reseña | También esto pasará, de Milena Busquets


Un hombre que no es amable con los camareros, no es amable no nadie y acabará no siéndolo contigo.

Disfruté tanto, tanto con esta lectura. Con el estilo de Milena Busquets, tan hermoso, mucho más maduro, más depurado y profundo, tan diferente al de su primera novela, Hoy he conocido a alguien, que comenté hace unos días.

También esto pasará es una novela sobre el duelo: Blanca, la protagonista, acaba de perder a su madre, que estaba tan llena de luz. Y a los 40 años, madre de dos hijos de dos padres diferentes con los que ya no continua la relación amorosa, se siente desubicada. También esto pasará es precisamente el camino del duelo, sin melodramas ni lamentos superfluos, sino de un dolor instalado en la boca del corazón que hay que expulsar del cuerpo, como sea. Y también es un camino hacia una madurez que se ha ido postergando, a la que evita aferrarse, como si de un monstruo se tratase. 

Soy un fraude de adulto, todos mis esfuerzos por salir del patio de recreo son estrepitosos fracasos. 

Y hay tantas Blancas. Blancas buscando un ideal de amor que nos vendieron, incapaces de solidificar los sentimientos. Blancas con tanto miedo a la soledad. Blancas pendulando entre la hipersensibilidad y la rudeza. Blancas de corazón elástico. Hay tantas, tantas Blancas. Demasiadas. Y yo soy Blanca, también. 

Y, como en los cuentos, solo el amor verdadero, y a veces ni siquiera eso, puede acabar con la pena.

Cada vez estoy más seguro de que las mejores novelas son aquellas que se escriben desde la verdad. Que sacarse el pudor es esencial. Y en esta novela, Milena Busquets, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, se sacó el pudor. El resultado es brillante: porque esa protagonista de apariencia superficial y sonrisa puesta se desnuda para compartir a través de las letras lo cansado que es siempre aparentar felicidad y fuerza. Y lo hace sin dramas, con una naturalidad pasmosa. 

Nos metimos de cabeza en ese remolino que convierte en dioses invencibles a los mortales y que les hace creer durante un tiempo que no están solos.

Hoy, dos o tres semanas después de haber finalizado la lectura, estaba repasando mis anotaciones, las frases subrayadas del libro, y me doy cuenta de que, por algún motivo, decidí cerrar con llave todo lo que esta novela me produjo en cuanto la acabé. Porque llegó en un momento para mí en el que me sentía muy cerca de la protagonista, quieto, mirando hacia adelante y hacia atrás, sin saber muy bien por donde continuar. Y, al final, lo mejor, es tomarse las cosas con un poco de humor, de amor y de sexo (el sexo frustrado desvela muchísimo), quitarle hierro al asunto, reordenarse, y darse cuenta de que también esto pasará. Porque sí, pasará, estoy seguro.


La frase:
Con cierta heroicidad estúpida, no reniego de ninguno de mis amores ni de ninguna de mis heridas. Sería como renegar de mí misma. Sé que no es así para todo el mundo, el manto del oprobio es grueso y resistente, y muchos llevan sus odios y resentimientos como insignias, espadas en alto con tanto orgullo y tenacidad como sus afectos. 



Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

3 comentarios:

  1. No he leído nada de esta autora y me has tentado. Me apunto esta novela, que tiene muy buena pinta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo tenía apuntado de hace tiempo, es una autora que me gustaría leer =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía a esta autora y me han entrado bastantes ganas de leer su libro También esto pasará, gracias por la reseña^^!! Me apunto este libro en mi lista de libros para leer en verano.

    Miss Nriss

    Un beso!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.