martes, 29 de noviembre de 2016

Crítica | Munay, de Vanesa Martín


Hace más de tres años descubrí en Bolivia el significado de la palabra quechua Munay: "el poder del amor". Más allá de un amor carnal, es un sentido de amar más amplio, en el que el vínculo con la naturaleza, el respeto al otro y la dignidad están presentes. 

Y ahora, Vanesa Martín, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, ha logrado condensar ese concepto tan enorme de amor en casi una hora de música en el que es su quinto álbum de estudio, más puro y cuidado musicalmente que el anterior. 

La malagueña nos canta y nos cuenta en 13 canciones una historia de amor que comienza herida, tantas veces repetimos lo que ahora ni nombramos, pero en la que permanece un sentimiento hermoso cerca del corazón herido. Una historia que continúa con Ya, uno de los temas más desgarradores del álbum, porque se presiente el final y el dolor, toma mi corazón yo te lo dejo ahí, lamenta. 


Y en esa historia de amor que está cerca del final, los amantes se pasean por los recuerdos, algunos hermosos (Si me abrazaras, Santo y seña), otros que les devuelven a la realidad, no supimos cómo hacerlo vida mía (Inmunes). Y así llegamos al ecuador del álbum para llorar la rendición: Te has perdido quien soy. 


Pero tranquilidad, que después de la tempestad llega el momento de la reflexión. Del silencio o la música tenue que ayuda a seguir adelante. ¿Quién puede ponerle fronteras al mar?, admite, sabiendo que el amor no se explica, me dijo un día la piel... Y entonces el amor renace más fuerte, más limpio, sabiendo que la lluvia desgasta adoquines y calles también, pero reconociéndose en uno mismo y en la libertad del otro. Y así llegamos al broche de oro, Porque queramos vernos, que suena a sonrisa y a lágrima de felicidad, de tanta limpieza y de tanta hermosura.

Munay es un álbum para escucharlo en concierto, porque está lleno de fuerza. Y también para escucharlo a solas, para que se quede dentro. 


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

1 comentario:

  1. Todavía no lo he escuchado. Quizás caiga como regalito en estas fiestas que están a puntito de entrar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.