lunes, 12 de junio de 2017

Mini Reseñas: Tres tristes novelas de amor

Cosas por las que llorar cien veces, de Kou Nakamura 

Bajo este hermoso título, se esconde la historia de Fujii y Yoshimi, una pareja joven que se enamora y viven cosas bonitas juntos. Pero la enfermedad de ella se cruza en el destino y les rompe la ilusión. 

Cosas por las que llorar cien veces es una novela contada con sencillez, en la que hay algunos momentos emotivos, pero que, en general, no logra conmover al lector de esa manera que lo hacen las grandes novelas. 

Tenía esta lectura pendiente desde que leí la reseña de Carol, allá en 2011. Y por fin lo leí el año pasado, en un vuelo de regreso a Honduras. El libro tiene algunos destellos de brillantez, como los pasajes dedicados a la perrita Book y a la moto del protagonista. Pero en general es una novela bastante plana que podría haber sido grande, hermosa y trágica. Categoría: Regular


Blanca Olmedo, de Lucila Gamero de Medina

Precisamente trágica es la palabra que podría describir este clásico de la literatura hondureña. Blanca Olmedo es la protagonista de esta historia de amor en la que todo es bastante predecible: niña pobre comienza a trabajar como institutriz para una familia de ricos. Se enamora del primogénito de la casa y la madre, obviamente, se opone a esa relación. 

Publicada en 1908 y considerada la primera novela publicada por una mujer hondureña, la universalidad de esta obra radica en la construcción de un personaje femenino, que estuvo entre mis mejores del año pasado, que se opone frontalmente a los yugos de la sociedad en la que le ha tocado vivir. Blanca Olmedo es feminista, empoderada y profundamente crítica con la religión católica. 

Una novela en la que se puede apreciar como, un siglo después de su publicación, hay tantas cosas que han cambiado tan poco en Honduras. El poder de la Iglesia, la falsa moral, el honor, la separación de clases y el dominio heteropatriarcal de una sociedad muy conservadora y machista son rasgos que hacen que leer este clásico escrito en almíbar se convierta en un interesante y necesario ejercicio sociológico. Categoría: Bueno


La sombra del ciprés es alargada, de Miguel Delibes

La ópera prima de Miguel Delibes resultó ser una de las mejores novelas en español del siglo XX y mi mejor lectura de un autor español en 2016

Galardonada con el Premio Nadal en 1947, esta novela es capaz de condesar entre sus páginas el sentir castellano más profundo, ligado al aislamiento y al frío. 

La sombra del ciprés es alargada está ambientada en la ciudad de Ávila, la cual se convierte en uno de sus personajes principales. Delibes, con una pasmosa sobriedad, nos relata la historia de Pedro, primero en su infancia, marcada por su amistad con Alfredo, y después en su edad adulta, en la que la historia de amor con Jane adquiere todo el protagonismo. 

La sombra del ciprés es alargada es una novela profundamente dramática que versa sobre la muerte y desligarse de los afectos. Un libro que hiere y marca de por vida. Pero magistral, eterno y absolutamente necesario. Categoría: Muy bueno



Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Sólo he leído el último, una novela imprescindible. Las otras dos no me llaman mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Con el libro "Cosas por las que llorar..." me pasó parecido a ti, fue una lectura de la que esperaba tener muchas emociones, y no fue así, apenas me hizo sentir nada.
    "La sombra del ciprés..." la leí hace muchos años, y ya no tengo frescos los recuerdos de su lectura, pero todo lo que he leído de Delibes me ha parecido una narración estupenda.
    El otro libro no lo he leído.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.