miércoles, 13 de septiembre de 2017

Reseña | Rendición, de Ray Loriga


Tras una década de guerra, el protagonista de esta novela es evacuado junto a su mujer y el pequeño Julio, al que el matrimonio ha acogido, a la ciudad transparente. Narrada en primera persona, la novela está dividida en tres partes. 

La primera, la más cruda y realista, cuenta las desgracias de la guerra y del viaje forzoso que deben emprender los protagonistas. Profundiza en la ausencia de los hijos, de los que no llegan noticias desde que se alistaron al frente. 

La segunda narra la vida en la ciudad transparente, un lugar en el que no hay intimidad y todo parece funcionar a la perfección.

Y la tercera parte, al fin, cuenta las inquietudes que surgen en el protagonista tras vivir un tiempo en ese sistema construido para que todo encaje y funcione a la perfección, donde no hay cabida para la tristeza.

Ray Loriga, ganador del Premio Alfaguara 2017 gracias a esta novela y protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, hace gala de su talento narrativo, de su espíritu crítico y de su estilo preciso y mordaz. Rendición tiene un personaje principal perfectamente construido, del que no sabemos su nombre pero tenemos la sensación de conocerle en cuerpo y alma, y le acompañamos en su melancolía y en proceso de desdicha sutil que impregna toda la novela. Porque en Rendición se dignifican sentimientos como la pena y la furia.

Una historia de ecos orwellianos y houellebecquianos, 1984 y Sumisión son dos obras con puntos en común, pero con una personalidad y un estilo propios, en el que la ironía y los golpes de humor impregnan esta distopía de una luz especial. 

Toda la novela constituye una interesante metáfora sobre nuestra sociedad, en la que más que nunca exponemos nuestras vidas -algo a lo que han contribuido fuertemente las redes sociales- pero en la que no dejamos que se filtren sentimientos negativos. Facebook es una colección tediosas de frases extraídas de libros de autoayuda, Instagram un espejo superficial en el que triunfa el culto al cuerpo. 

En definitiva, una novela inteligente y madura, que incide en sensaciones profundas, que a veces pellizca y duele, como la propia vida. Porque, de lo contrario, sería una impostura. Una obra que invita a reflexionar sobre las emociones más primarias, sobre la vuelta a lo esencial. Muy recomendable.

Otras novelas de Ray Loriga:

Otras novelas ganadoras del Premio Alfaguara:
- Delirio, de Laura Restrepo
- El ruido de las cosas al caer, de Juan Gabriel Vásquez
- Contigo en la distancia, de Carla Guelfenbein

Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

2 comentarios:

  1. PUes parece un libro muy interesante para estrenarme con este autor. A ver si me animo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Tal vez sea una lectura demasiado dura para lo que me apetece leer en estos momentos, así que por ahora la dejo aparcada.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.