lunes, 22 de enero de 2018

Reseña | Americanah, de Chimamanda Ngozi Adichie


¡Qué maravilla empezar el año con una lectura como esta! Americanah, de Chimamanda Ngozi Adichie, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, es una historia de amor a través de tres décadas y tres continentes. Pero es también -y sobre todo- una historia sobre la identidad, sobre el sentimiento de pertenencia a la tierra y sobre los procesos migratorios que inciden sobre nosotros y nos conforman como ciudadanía. Sobre aquello en que nos convertimos cuando estamos fuera y lo que somos cuando decidimos regresar.

Protagonizada por Ifemelu y Obinze, entre los que existe una complicidad fascinante, esta novela nos acerca a la Historia reciente de Nigeria, un país marcado por dictaduras militares y una inequidad extrema que condena a su pueblo a la miseria y el exilio si te ha tocado nacer en el bando equivocado. Los protagonistas pertenecen a una clase media humilde criada bajo estigmas religiosos y la idolatría de lo extranjero como superior. De ahí ese afán por escapar, por alcanzar una prosperidad que solo resulta factible en Estados Unidos o Europa. 

Ella, Ifemelu, logrará una beca para hacer sus estudios superiores en Filadelfia. Él, Obinze, probará suerte en Londres. Pero antes de llegar a eso, el lector experimentará junto a ellos el despertar del amor sensual y sexual, haciendo de Americanah un retrato exquisito de la transición hacia la vida adulta. Tras esto, es cuando la novela adquiere más peso para abordar cuestiones sobre la negritud en Estados Unidos, probablemente uno de los países más racistas e hipócritas del mundo, y abordar también la discriminación por cuestiones de género y de clase. Ahí esta el núcleo de una obra que logró el Premio del Círculo de Críticos del Libro como Mejor obra publicada en inglés en 2013.

Con un estilo sencillo que envuelve y sienta bien, Adichie logra que el lector se enamore de dos personajes inolvidables (especialmente el de ella: inteligente, irónica, feminista, profundamente viva), que algunas veces caen en contradicciones -¿hasta qué punto el contexto nos condiciona en nuestra manera de pensar y actuar?- pero siempre con una dignidad admirable. Alrededor de ellos orbitan otros personajes que le dan mayor madurez a una de las mejores novelas que he leído en los últimos tiempos, como la tía Uju, Curt y Blaine, siendo estos dos últimos retratos perfectos de arquetipos del carácter estadounidense, con un sentimiento de superioridad implícito desde la educación infantil. Somos demasiado superiores / activos / enrollados / no estirados para preocuparnos por el aspecto que ofrecemos a los demás, y por tanto podemos ir a clase en pijama e ir al centro comercial en ropa interior. 

Americanah es una de esas lecturas universales y atemporales, novela sobre la raza y la migración, con algunos pasajes vibrantes (como aquel que narra la noche en que Obama ganó la presidencia de los Estados Unidos), que veces pone ante los ojos del lector una realidad incómoda que contribuye a ampliar horizontes y destruir bridas sociales, y con un final poderoso e inolvidable. En una sola palabra: imprescindible.


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

1 comentario:

  1. Ya tenía este libro apuntado así que ahora tras leer tu estupenda reseña, lo subrayo, para que no se me pase.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.