lunes, 30 de julio de 2018

Reseña | El mal de Portnoy, de Philip Roth


El mal de Portnoy o El lamento de Portnoy fue la novela que encumbró a Philip Roth, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, a finales de los años 60 del siglo XX.

Alexander Portnoy, el protagonista, narra en un monólogo continuo a su psicoanalista su adicción al sexo y la incapacidad que tiene para poder disfrutar de ello debido a la influencia que, desde que nació, tuvo en su vida la religión judía. 

La novela es un relato detallado del estigma velado de la población judía en Estados Unidos, y también es una crítica al poder corrosivo de la religión y la sociedad judía. Estructurada en capítulos cortos que tienen que ver con tres partes principales de la vida de Portnoy: su infancia, su relación con una joven estadounidense y su viaje a Israel. Siempre con sus obsesiones sexuales en primer plano. 

Philip Roth es un escritor minucioso y brillante, capaz de construir una novela hilarante, de un sarcasmo exacerbado. Es cierto que, personalmente, estoy muy lejos de la realidad judía y, además, me interesa más bien poco, por lo que no puedo afirmar que la novela me dejará huella. Además, el uso de vocabulario yiddish me ha cansado. 

Pero, definitivamente y a pesar de esto, he disfrutado su lectura, la perfección con la que están construidos los personajes, su profundidad, irreverencia y maestría para retratar a la sociedad judía y, 50 años después de su publicación, es brutal la frescura (¿vigencia?) que aún a día de hoy tiene esta obra. 


Texto: Ismael Crucea @CajondeHistoria

Reacciones:

3 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de estrenarme con el autor, espero hacerlo pronto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. NO me he estrenado con este autor, pero no es ésta una novela que me llame.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues me llama... Me la apunto!! Además no he leído nada de este autor y le tengo bastantes ganas, así que igual hasta me estreno con esta historia. Gracias por dármela a conocer. Bsss

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.