lunes, 18 de marzo de 2019

Reseña | La muerte del comendador, de Haruki Murakami


Vuelve Murakami en estado puro.

El escritor japonés, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, publica una novela magistral en la que reúne y explora nuevamente los tópicos que alimentan toda su obra: la soledad, la muerte y el amor, la existencia de mundos paralelos, la mezcla de fantasía y realidad.

Publicado en dos volúmenes, el primero se centra más en la historia del protagonista, un retratista -cuyo nombre desconocemos- al que su mujer le deja tras seis años de matrimonio. Entonces decide emprender un viaje para finalmente instalarse en una casa ubicada en las montañas de Odawara. En esa casa vivió, hasta ser ingresado en una residencia de ancianos, el prestigioso pintor Tomohiko Amada, padre de su mejor amigo. 

Allí conocerá a un enigmático vecino, Menshiki, que le ayudará a resolver un misterio: ¿de dónde proviene el sonido de la campanilla que escucha cada noche? Un fenómeno peculiar que se desencadena cuando el protagonista descubre La muerte del comendador, un cuadro de Amada que nunca vio la luz, y que está vinculado a un hecho de su juventud en Austria durante el Anschluss, la fusión de Austria y la Alemania nazi en una sola nación. 

A esto hay que añadir además el interés de Menshiki en acercarse a una adolescente, Marie Akikawa, que es alumna de las clases de pintura que imparte el protagonista en Odawara.

Toda una trama que va desarrollándose y en la que las historias se entremezclan para cobrar sentido completo. Una obra cargada de símbolos ocultos, de detalles, de música clásica, de hechos inexplicables. Y que habla también del sexo, de las heridas eternas del corazón causadas por la pérdida: la de la hermana del protagonista cuando eran adolescentes y que marcó su vida para siempre; la del pintor atormentado tras un suceso trágico con las SS. Y también de los puntos de inflexión en la existencia que nos ayudan a creer, a crecer y a seguir adelante. 

Con la envolvente prosa de Murakami y su capacidad para convertir al lector en "espectador", La muerte del comendador habla del arte -la pintura, en esta ocasión- para expiar sentimientos incrustados en el alma. 

La novela avanza continuamente en una huida hacia adelante, y eso genera la ansiedad de leer y leer sin parar, de casi llegar al final sin saber cómo el autor va a resolver la trama. Y lo hace, aunque deja incógnitas abiertas (como sucede a veces en las novelas de Murakami) en un final que, tras casi 900 páginas, se precipita de alguna manera, pero lo hace con la mano maestra y calmada del japonés. 

En definitiva, SIEMPRE es un gustazo leer -devorar, como ha sido mi caso- a Murakami, pero más en esta ocasión en la que nos reencontramos con el mejor Murakami, hacedor de una atmósfera preciosa, y onírica, y con unos personajes perfectamente construidos e inolvidables. Obra monumental. 


Otras novelas del autor en CAJÓN DE HISTORIAS:




Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

lunes, 11 de marzo de 2019

Crítica | Green Book, de Peter Farrelly


Green Book es otra de esas películas de blancos y negros que cada año se producen en Hollywood. 

Por una de esas vueltas del destino, Tony Lip, un italo-gringo, se convierte en el chofer para la gira que el Doctor Shirley, un reputado pianista negro, dará por todo Estados Unidos, incluyendo los estados del sur en los que la segregación estaba todavía vigente.

Protagonizada por Viggo Mortensen y Mahershala Ali, ambos son dos fuerzas de la naturaleza, el motor de una película que, sin ellos, no brillaría hasta el punto en que lo hace. Con un guion pragmático y previsible, la película va envolviendo al espectador en ese aura de buenrollismo navideño que se disfruta siempre. 

La película hace pocos cuestionamientos, los justos y necesarios para llegar a todo tipo de públicos, aquellos mínimamente exigentes y los que buscan solo entretenimiento conducido. 

En tres palabras: Buena, bonita y barata. 

Y ahora sí, hablemos de los Oscars. Green Book se coronó en la última edición como la gran ganadora al alzarse con el principal premio del año, el de Mejor Película. Además de este, se llevó dos galardones más, cantadísimos ambos: el de Mejor Guion Original y el de Mejor Actor de Reparto para Mahershala Ali. 

¿Merecía Green Book ganar el Oscar a la Mejor Película? 
Para mí, definitivamente NO

Es como si hubiera ganado Criadas y señoras o Figuras ocultas. Dos películas bonitas, del mismo corte que Green Book, pero lejos de ser merecedoras del que, supuestamente, es el premio más importante de la industria cinematográfica.  El 2018 fue un año flojo flojo, pero de entre todas las propuestas que competían en esa categoría, la que más resaltaba, sin duda alguna, la que más merecía ese galardón era Roma. Incluso La favorita me parece una película con más calidad. Pero la Academia de Hollywood decidió decantarse por la opción más conciliadora y descafeinada. Un despropósito total, un acto de cobardía. Pero es Estados Unidos, no sé por qué me sorprendo, la verdad. 


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

martes, 5 de marzo de 2019

Mis canciones del mes de marzo


10. Leiva: No te preocupes por mí (-9)
El Número 1 del mes pasado se queda en la décima posición en su tercer mes en lista. 

9. Roi Méndez: Plumas (N)
El gallego publica su segundo single y logra entrar por primera vez en el Top 10 de CAJÓN DE HISTORIAS. 

8. Sam Smith y Normani: Dancing with a stranger (N)
Después de coquetear con el dance, Sam Smith regresa con un medio tiempo elegante cantado a dúo con Normani, ex integrante de Fifth Harmony.

7.  Juanes: La Plata (-4)
El colombiano baja cuatro posiciones con respecto al mes pasado. 

6. Angèle con Roméo Elvis: Tout oublier (N)
Gracias a este tema, la cantante belga Angèle se ha convertido en todo un éxito, alcanzando el número 1 en Francia. 

5. Miki: La venda (+2)
El representante de España en el próximo Festival de Eurovisión protagoniza la única subida del mes y se cuela en el Top 5.

4. Mahmood: Soldi (N)
Y de Eurovisión sigue la cosa. Mahmood será el representante de Italia. Mucha atención a esta propuesta que suena tremendamente actual.



3. Fangoria: ¿De qué me culpas? (-1)
Alaska y Nacho Canut han vuelto a lograr el Número 1 de ventas en España gracias a su nuevo álbum.


2. Niña Pastori con India Martínez: Puede ser (N)
Este tema de Niña Pastori siempre será uno de mis favoritos. Aquí les dejo esta nueva versión cantada a dúo con India Martínez.

1. Lady Gaga y Bradley Cooper: Shallow (VE)
El pasado mes de noviembre, esta canción debutaba en el Número 5 de la lista, para desaparecer el mes siguiente. Ahora, tras la magnética actuación de los Oscars, Lady Gaga y Bradley Cooper lograr directamente el Número 1. Pura magia. 



Selección: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

viernes, 1 de marzo de 2019

Protagonista del mes... Haruki Murakami


Han pasado siete años desde que el escritor japonés Haruki Murakami fuera protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS por vez primera.

Siete años años en los que he leído alguna más de sus obras: 1Q84 que me encantó hasta el punto de considerarla mi mejor lectura de 2013; también Los años de peregrinación del chico sin color y After dark, que no lograron fascinarme tanto, aunque siempre es una garantía volver a Murakami. A ellas, se suma ahora La muerte del comendador, publicada en dos volúmenes por Tusquets, que supone el regreso de escritor japonés en su mejor versión y que tendrá su reseña en este espacio durante el mes de marzo que inicia hoy.

Murakami es probablemente el escritor japonés más reputado en todo el mundo. Ha conseguido, sin perder la esencia nipona, conectar con diferentes maneras de entender el mundo, tendiendo puentes de interculturalidad y universalidad entre occidente y oriente. 

El eterno nominado al Nobel de Literatura cumplió en enero 70 años, quizás tenga ya la edad para recibir el galardón más importante de la literatura, quizás este 2019 -en el que la academia premiará a dos autores- sea finalmente el año en el que Murakami se lo lleve. Merecerlo, lo merece. Por una vida dedicada a las letras -han pasado 40 años desde que se publicó en Japón su primera novela. Por una obra extensa y meticulosa, peculiar y brillante a partes iguales.

Entre sus novelas, además de la mencionada 1Q84, siempre formarán parte de mí Sputnik, mi amor, por su belleza y su melancolía eternas; y Tokio Blues, capaz de provocar una herida que se cerró dejando la nostalgia dentro del cuerpo.

Admiración profunda por Haruki Murakami. 


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria