viernes, 1 de marzo de 2019

Protagonista del mes... Haruki Murakami


Han pasado siete años desde que el escritor japonés Haruki Murakami fuera protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS por vez primera.

Siete años años en los que he leído alguna más de sus obras: 1Q84 que me encantó hasta el punto de considerarla mi mejor lectura de 2013; también Los años de peregrinación del chico sin color y After dark, que no lograron fascinarme tanto, aunque siempre es una garantía volver a Murakami. A ellas, se suma ahora La muerte del comendador, publicada en dos volúmenes por Tusquets, que supone el regreso de escritor japonés en su mejor versión y que tendrá su reseña en este espacio durante el mes de marzo que inicia hoy.

Murakami es probablemente el escritor japonés más reputado en todo el mundo. Ha conseguido, sin perder la esencia nipona, conectar con diferentes maneras de entender el mundo, tendiendo puentes de interculturalidad y universalidad entre occidente y oriente. 

El eterno nominado al Nobel de Literatura cumplió en enero 70 años, quizás tenga ya la edad para recibir el galardón más importante de la literatura, quizás este 2019 -en el que la academia premiará a dos autores- sea finalmente el año en el que Murakami se lo lleve. Merecerlo, lo merece. Por una vida dedicada a las letras -han pasado 40 años desde que se publicó en Japón su primera novela. Por una obra extensa y meticulosa, peculiar y brillante a partes iguales.

Entre sus novelas, además de la mencionada 1Q84, siempre formarán parte de mí Sputnik, mi amor, por su belleza y su melancolía eternas; y Tokio Blues, capaz de provocar una herida que se cerró dejando la nostalgia dentro del cuerpo.

Admiración profunda por Haruki Murakami. 


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Un autor con el que aún no me he estrenado, así que estaré pendiente de tus entradas, a ver si me das el empujón definitivo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. En mi caso, "Tokio Blues" fue mi primer acercamiento a Murakami y quizás no fue lo más acertado. Por ese deje gris que contiene me hizo distanciarme un poco de su narrativa y hasta años después no regresé, precisamente con "After Dark".

    Ahí empecé a reconciliarme bastante con el autor, ahora tengo ya 1Q84 en el punto de mira.

    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.