lunes, 30 de diciembre de 2019

2019: el año que me casé


Un año más que se escapa entre los dedos. En este 2019 quedará una fecha marcada para siempre en el calendario: el 1 de junio, el día que nos casamos, el día que me casé con el amor de mi vida. La primera mitad del año pasamos organizando ese día que se pasó volando, pero que quedará para siempre en nuestro recuerdo como uno de los días más felices, porque, como dijo Rocío Jurado, la más grande, "el matrimonio es la consecuencia lógica de un gran amor", y, como digo yo: casarse es una celebración del amor con la gente a la que quieres y que te quiere. Por eso fue tan especial compartir ese momento con nuestras personas más cercanas, con amigas y amigos que llegaron de Honduras, de Líbano, de Uganda, de Irlanda y también desde diferentes partes de España: de Granada, de Sevilla, de Galicia, de Barcelona. 



En 2019 viajamos a Cayos Cochinos (sí, donde graban Supervivientes) y nos alojamos en una isla privada prácticamente para nosotros solos, y regresamos a tierra firme en una travesía en lancha bajo una tormenta caribeña que recordaremos por un buen rato; viajamos por España y Portugal de luna de miel (Ibiza, Formentera, Sevilla y el Algarve); celebramos las fiestas Monianas en el sur de Honduras, y conocimos Argentina y Uruguay (también el lado brasileño de las cataratas de Iguazú) en un viaje espectacular en el que me enamoré de Buenos Aires y de la Patagonia Argentina. 

En el plano laboral, ha sido un año intenso: inició con una caravana migrante en la que tuve que desplazarme a la frontera entre Honduras y Guatemala para brindar asistencia humanitaria; y julio, agosto y septiembre los pasé prácticamente fuera de casa a tope de actividades, reuniones y talleres. No ha sido un año fácil, pero algunas dificultades parece que se han solventado para 2020, y que vendrán nuevos retos en Honduras. 

Iniciaré el año, además, trabajando dos meses desde Madrid, mi ciudad, con la que tenía tantas ganas de reencontrarme después de cinco años fuera. Todavía no me lo creo.  

Gracias a mi amor -donde sea pero a tu lado- por cada instante y cada beso, a mi familia por su apoyo y a mis amigos por su complicidad.

Y CAJÓN DE HISTORIAS siguió adelante...

CINE
Alfonso Cuarón se convertía en el primer protagonista del año gracias a la obra maestra Roma, que le valió su segundo Oscar como Mejor Director, aunque los académicos no se atrevieron a dar el premio gordo a una película mexicana rodada en español. En los Goya triunfaron Campeones y El Reino, dos películas muy diferentes que ponen de manifiesto la calidad y la oferta del cine español. En 2019 estrenaron Tarantino, Almodóvar y Joaquin Phoenix deslumbró a todos con su Joker

MÚSICA
El fenómeno Rosalía se consolidó en España y se extendió a todo el mundo. Ella fue elegida (obviamente) por los lectores de CAJÓN DE HISTORIAS como la Mejor Artista Española del Año y Con Altura como la Mejor Canción. Dos cantantes fueron protagonistas del mes: Alejandro Sanz y Beyoncé. Mahmood se quedó a un paso de ganar Eurovisión, pero logró el Número 1 con Barrio y ser mi canción más escuchada de 2019, en una lista en la que también destacan Amaia, Sam Smith, Leiva e India Martínez, entre otros.  

LITERATURA
Como cada año, iniciamos el año escogiendo las mejores lecturas del anterior: La lluvia amarilla, de Julio Llamazares se llevaba la palma. Volví a dos autores que suelen ser apuestas seguras: Haruki Murakami y Delphine de Vigan. Y entre los españoles: Rosa Montero y Alejandro Palomas, que nunca defraudan. Me estrené con Toni Morrison, la Nobel de Literatura que nos dejó este año, me estrené también con Andrés Neuman y su Fractura, que es una auténtica obra maestra. Y, al final de año, sucumbí al fenómeno literario del año: Los testamentos, la segunda parte de El cuento de la criada


Hasta aquí, un pequeño resumen de 2019, en el que CAJÓN DE HISTORIAS superó las 400.000 visitas, llegando hasta los 2.8 millones desde su creación. Solamente me falta desearos mucho trabajo digno y con mejores condiciones, para que todas las personas puedan acceder a una vivienda justa y que puedan cubrir sus necesidades y cumplir sus metas. Y, por encima de todas las cosas, que 2020 sea un año de mucho amor y muchas sonrisas, porque eso significará también salud -física y mental- y solidaridad. ¡FELIZ AÑO NUEVO!





Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

3 comentarios:

  1. Muy buen año, sin duda! Que 2020 te siga dando grandes momentos!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Excelente crónica de tu gran y especial año.
    Te deseo que el 2020 por lo menos continue igual de bien, sino más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.