lunes, 18 de noviembre de 2019

Reseña | El país de las mujeres, de Gioconda Belli


Gioconda Belli nos vuelve a llevar a Faguas, su país imaginario que recuerda demasiado a su Nicaragua natal. Allí, el Partido de la Izquierda Erótica (PIE), liderado únicamente por mujeres, asciende al poder tras la erupción de un volcán que bajó los niveles de testosterona a los varones. Así se forma un nuevo gobierno que produce un vuelco en la sociedad y que mantiene apartado a todos los hombres durante los primeros seis meses. Sin embargo, la presidenta, Viviana Sansón, sufre un atentado y queda en coma. 

A partir de ese momento, entre idas y venidas en el tiempo, conocemos diferentes historias de las ministras de Sansón, y también de la propia presidenta: sus amores, sus convicciones y sus debilidades. 

El país de las mujeres es una novela ágil y contada con una pizca de humor -especialmente las referencias al todavía presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo-, pero entraña una denuncia pertinente: la exclusión a la que se ven sometidas las mujeres centroamericanas en todas las esferas de la vida: en el poder político, empresarial e incluso familiar. 

Belli pone de manifiesto también los problemas de los gobiernos centroamericanos: la corrupción política, el machismo instaurado hasta las entrañas, blindado por la religión y los militares, y la Trata de Personas que sigue vigente y de la que son víctimas especialmente las mujeres en situación de pobreza. 

Una novela coral narrada por diferentes voces con un argumento prometedor que, sin embargo, no termina de estar perfectamente ejecutado: no estamos ante una obra mayúscula y no se alcanzan aquí las cotas de calidad literaria de La mujer habitada, que estuvo entre mis mejores lecturas de 2018. Quizá porque a esta obra le falte la pasión necesaria para conmover al lector, o quizá porque ese tono desenfadado termina restando más que sumando. 

¿La recomiendo? Sí. Es una novela entretenida, que se lee muy rápido y se lee muy bien. Perfecta para esas lecturas livianas -pero no vacías- que son tan necesarias en algunas ocasiones. 


Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria

Reacciones:

2 comentarios:

  1. No he leído a la autora y creo que este podría gustarme, lo que comentas, siempre vienen muy bien este tipo de lecturas para intercalar entre otras más densas. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. He leído poemas suyos pero no me he animado con su narrativa. Tomo buena nota que me gusta lo que cuentas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.