jueves, 20 de agosto de 2020

Reseña | Últimas tardes con Teresa, de Juan Marsé

 


El amor de  los pobres es su único bien.

Últimas tardes con Teresa fue la novela con la que Juan Marsé, protagonista del mes en CAJÓN DE HISTORIAS, se consagró como escritor. La que le catapultó a la fama gracias al Premio Biblioteca Breve y la que, más de medio siglo después de su publicación, sigue siendo una obra de referencia, vigente y clave la literatura de la segunda mitad del siglo XX.

La novela retrata la historia entre Manolo y Teresa, personajes de dos mundos, él un inmigrante del sur de España en Barcelona, ella una muchacha de familia rica catalana. Una historia de dos Españas: la burguesa y excluida. Dos realidades completamente opuestas e insalvables. Pero Manolo, llamado el Pijoaparte, buscó desde su infancia quebrar esa brecha social y se valió de su atractivo, de su piel morena y sus brazos fuertes para lograrlo, para intentarlo al menos. 

La actividad erótica puede ser a veces no solamente ese perverso y animal frotamiento de epidermis, sino también un torturado intento de dar alguna forma palpable a ciertos sueños, a ciertas promesas de la vida.

Una novela que destila belleza en cada palabra, capaz de captar a la perfección los instantes narrados y la luz precisa que bañaba esos momentos. Y también logra encapsular la idiosincrasia de un país que vivía entre empobrecido y narcotizado por una dictadora opresora.

Luis opinaba que el español ha perdido su fabulosa capacidad de indignación, que todo lo aguanta, que ya no se indigna por nada. 

Pero Juan Marsé solventó los problemas con la dictadura franquista, quien calificó la obra de "francamente inmoral", y logró incluir algunos pasajes que despiertan la risa pícara y otros que, bajo esa apariencia cómica, entrañan una dramática realidad. 

-Estoy en un grave apuro, Teresa- dijo él de pronto. -¿Qué te ocurre? - Le miró alarmada-. ¿Has hecho algo malo? - No, no... Estoy sin trabajo. - ¿Sin trabajo? -Sin trabajo, sí. Quiero decir: también he perdido el empleo que tenía... -Ah -suspiró ella-. Crecí que se trataba de algo grave. 

En definitiva, una muy buena novela, clave para entender esa España que fue, que ya no es tanto pero que sigue siendo, España partida en dos, al menos en dos, y a la vez una novela  especialmente vigente en lugares como Latinoamérica, como esta Honduras que me acoge y que perfectamente podría ser el escenario del siglo XXI para el Pijoaparte, que quiso valerse de su atractivo para quebrar las brechas, para intentarlo al menos. 



Texto: Ismael Cruceta @CajondeHistoria 

Reacciones:

2 comentarios:

  1. La leí hace tiempo. Me dejó un buen recuerdo, y sobre todo tengo buen recuerdo de quien me la recomendó. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Thanks you for sharing this great article
    Digital Satellite Receiver Software Update Available On this Blog visit this
    receiver option
    <a

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR COMENTAR! Toda aportación respetuosa que genere debate y fomente el pensamiento crítico es bienvenida.